Loading

¿Es el Internet de las Cosas el futuro?

16 octubre, 2017
Internet de las Cosas

El Internet de las Cosas (en inglés, Internet of Things, abreviado IoT)​​ es un concepto que hace referencia a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet. El fin es conseguir dotar de independencia, autonomía e inteligencia a dichos dispositivos. IoT se ha popularizado muchísimo en los últimos años gracias a la extensión de productos Smart conectados con la nube .

¿Te imaginas un frigorífico que calcule el stock de alimentos y se encargue de realizar el pedido de la compra? Esto es un ejemplo de IoT.

Los wearables son otra clara muestra. Podemos convertir, por ejemplo, camisetas o relojes en objetos inteligentes. Un reloj como nuestro #LifeLoversWatch ya no sirve solo para dar la hora, sino que también recoge datos adicionales sobre nuestra actividad física, la calidad del sueño o el rendimiento sexual. Este hecho hace unos años era impensable.

Y ahora, ¿te imaginas estar tumbado en la cama y poder controlar la temperatura de tu entorno y la intensidad de las luces sin necesidad de moverte? La conexión a Internet hará posible controlar de forma inalámbrica todo aquello que queramos.

Es inmensa la aplicación IoT a cualquier cosa que nos imaginemos. Podemos conectar desde un simple botón hasta una ciudad entera. Como hemos podido ver, el IoT abre un mundo repleto de posibilidades. Los analistas informan que en 2020 está tecnología estará asentada completamente en nuestro entorno.

En el sector privado es donde el IoT está dando pasos cada vez más agigantados. A continuación, enumeramos los diferentes ámbitos donde se está produciendo.

  • Sector de la producción en masa: las máquinas de cada vez más empresas están conectadas a Internet permitiendo centralizar el control del proceso.
  • Ámbito urbano: implementado en semáforos, cámaras, etc., permiten monitorizar el funcionamiento de las estructuras urbanas.
  • Ámbito ambiental: da acceso a la información recogida por sensores atmosféricos, meteorológicos y sísmicos.
  • Ámbito de la salud: introducido en clínicas y hospitales permite monitorizar la salud de los pacientes.

Las empresas son conscientes de la necesidad de dar un giro radical a la experiencia del consumidor con los bienes y servicios ofrecidos. IoT es tecnología, pero a su vez es una herramienta para cualquier negocio innovador.

Uno de los ejemplos más conocidos son los botones inteligentes de Amazon. La compañía, en acuerdo con varias marcas, ha creado botones inteligentes que permiten encargar los productos que se acaben en tu hogar con tan sólo pulsar el botón. La idea es desprenderse de la lista de la compra. Amazon recibe la orden de compra y la procesa para realizar el envío directamente a tu domicilio.

Otro claro ejemplo de revolución en el mundo tecnológico es el colchón inteligente 100% español desarrollado conjuntamente por Pikolin y g! Se trata de un proyecto totalmente innovador que propone mejorar los hábitos de sueño y fomentar un estilo de vida saludable. El sistema SmartP!K, como se ha bautizado, está compuesto por un colchón premium inteligente, una pulsera y una aplicación móvil que trabajan conjuntamente. Cuenta con varios sensores que miden y analizan datos importantes para mejorar la calidad del descanso como la temperatura de la habitación, las fases del sueño, los movimientos al dormir o el ritmo cardíaco así como información sobre la intensidad sexual utilizándolo en su modo Love o consejos personalizados usándolo en su modo Coach.

En definitiva, como hemos visto en los ejemplos anteriormente mencionados, los dispositivos conectados deben ser capaces de entender las necesidades del usuario, anticiparse a ellas revolucionando los hábitos de nuestra rutina diaria y facilitarnos la vida.

Y a ti, ¿qué objeto te gustaría que formase parte de IoT?

Recent posts