Loading

Tomar el sol con precaución

23 diciembre, 2016
sensible tan

Tomar el sol, tomando las precauciones necesarias, puede beneficiar nuestra vida sexual, fortalecer nuestras defensas e incluso protegernos contra la depresión. Te contamos todo lo que necesitas saber para sacarle partido a las horas bajo el Astro Rey sin poner en peligro tu salud

Consejos para tomar el sol

Si has pensado en un destino de playa para estas vacaciones, seguro que tomar el sol está dentro de tus planes. Sin embargo, debes preparar tu piel y tu organismo antes de tomar el sol, con lo que conseguirás un bronceado más duradero y no pondrás en peligro tu piel. Para ello, debes aumentar la ingesta de betacarotenos, que se encuentran en alimentos como las cerezas.

El consumo de zanahorias también es muy recomendable por su alto contenido en betacarotenos y alfacarotenos, precursores de la vitamina A y muy útiles a la hora de proteger la piel de elementos externos. También es recomendable hacerse un peeling para deshacerse de las células muertas y evitar la aparición de manchas solares.

En el momento de tomar el sol, es necesario aplicarse crema de protección solar, al menos media hora antes de exponerse al sol. Hay que ponérsela siempre, aunque no haga mucho calor o haya nubes.  Puedes determinar el factor de protección adecuado en la farmacia, con la ayuda de un experto, o guiarte por tu experiencia en años anteriores. Eso sí: mejor pasarse de protección que usar poca, por lo que si dudas, siempre es mejor optar por la protección más alta. He aquí unas recomendaciones generales recogidas en la guía de Portalfarma.

  • Nunca uses un factor de protección solar (FPS) menor a 15 el primer día que tomes el sol.
  • Aumenta el FPS en pieles muy claras.
  • Aumenta el FPS en niños y embarazadas.
  • Aumenta el FPS si haces deportes acuáticos y de montaña.
  • No te fíes de la denominación «pantalla total», ya que no garantiza una protección total contra las radiaciones. Se refiere a FPS superiores a 20.
  • Distingue entre «water resistant» y «water proof». Water resistant se refiere a que la crema no pierde sus cualidades tras 40 minutos en contacto con el agua. Hablamos de Waterproof cuando aguanta hasta 80 minutos. En cualquier caso, los expertos recomiendan repetir la aplicación después de un baño de 20 minutos.
  • Procura no dormirte al sol y evita las exposiciones prolongadas.
  • Si eres muy sensible, no vale solo con la crema: protege tu piel con ropa y la cabeza con una gorra o sombrero.
  • No uses colonias ni cosméticos para tomar el sol.
  • En algunos casos, de fototipos I o II (pieles muy claras y sensibles), embarazo, enfermedades de la piel o antecedentes de cáncer de piel, hay que aplicar productos de alto FPS o incluso evitar tomar el sol.
  • Protege tus ojos con gafas de sol de buena calidad.
  • No uses los protectores abiertos del año anterior.
  • Vigila los cambios de color, forma y tamaño de manchas, lunares o pecas.
  • Consulta a tu farmacéutico si estás tomando algún medicamento.

¿Cuándo aumenta el riesgo al tomar el sol?

  • La intensidad de la radiación solar es entre las 12 y las 16h, por lo que se debe evitar la exposición durante ese período.
  • El riesgo de quemaduras aumenta con la altitud. Nunca olvides echarte protección si vas a subir una montaña o a hacer senderismo
  • La radiación se intensifica cerca del Ecuador, puesto que el sol incide de manera más vertical sobre la tierra.
  • En verano el sol llega con toda su fuerza.
  • La nieve, la arena, el agua o la hierba reflejan los rayos del sol, multiplicando su efecto en nuestra piel.

Algunos mitos sobre el bronceado

  • Pasarse el día debajo de la sombrilla no protege 100% contra las radiaciones solares, ya que se reflejan en la arena e inciden directamente sobre tu cuerpo aunque no estés directamente expuesto al sol.
  • Muchas personas dicen que una vez que estamos morenos, ya no es necesario echarse crema protectora. Esa afirmación es errónea: el bronceado natural protege mínimamente frente al UVB y ninguna frente a las radiaciones UVA
  • Aunque parezca que no hace sol, porque el día ha amanecido nublado, también debes utilizar protección solar, ya que las radiaciones atraviesan un 90% de las nubes.
  • Una crema con un factor alto de protección permite que el bronceado se mantenga más tiempo y protege de las quemaduras. 
  • Seguro que alguna vez has oído que la piel tiene memoria y es cierto: los daños solares se acumulan de manera progresiva en la piel, que es capaz de recordar quemaduras importantes, incluso las recibidas durante la infancia.
  • Tomar el sol envejece y favorece la aparición de arrugas y manchas.

Teniendo en cuenta estos consejos, ya estás listo para el verano. Los beneficios de tomar el sol son innumerables  y  hacerlo con cabeza es la clave para no poner en peligro la salud de tu piel. Disfruta de los efectos positivos de la radiación solar, pero hazlo con responsabilidad, tu piel es para toda la vida.

Recent posts