Loading

¿Y si no me apetece hacer el amor?

7 noviembre, 2016
falta deseo sexual

Las prisas, los niños, el trabajo, las obligaciones… llega un momento en la vida de pareja en que, sin saber por qué, el nivel de deseo sexual disminuye y poco a poco se va reduciendo la frecuencia de las relaciones sexuales. ¿Qué hacer para aumentar el deseo sexual sin pasar por el sexólogo? Te lo contamos todo a continuación.

 No tengo ganas de hacer el amor… ¿es normal?

Hay quien afirma que la mayor zona erógena del ser humano es el cerebro, y razón no les falta: el cerebro juega un papel importantísimo en el erotismo. Una fantasía puede hacernos alcanzar cotas de placer inusitado y algunos condicionamientos sociales, como los tabúes o la educación, pueden bloquear nuestra capacidad de disfrutar en la cama. Es por ello que en muchas ocasiones la falta de deseo tiene detrás una razón psicológica más que físiológica.  

Cuando se produce una falta de deseo sexual es fundamental preguntarse por las causas y los mecanismos que subyacen a la disminución del deseo.

Causas de la falta de deseo

  • La vida íntima de las parejas cambia, y evidentemente, las cosas no son como el primer día. La disminución de la pasión es algo completamente natural. La fase de enamoramiento es pasajera y la temperatura de los primeros años va bajando…  Para algunas personas, esto es motivo de frustración. En ocasiones surgen problemas, dado que un miembro de la pareja sigue siendo muy pasional y el otro está en una fase menos ardiente.
  • «¿Otra vez igual?», se preguntan muchos hombres y mujeres y convierten el acto sexual en una rutina tan tediosa como hacer la compra o poner el lavavajillas. Hacer el amor siempre en el mismo sitio, utilizar solo una postura puede conducir al aburrimiento y la disminución del deseo.
  • No encontrar un rato para disfrutar: En especial las mujeres, necesitan tiempo para tener una relación sexual satisfactoria y plena. Por eso, el modo de vida acelerado puede ser una de las razones de la falta de apetito sexual. Al sexo hay que dedicarle tiempo. Tómatelo como una inversión.
  • No hablarlo con tu pareja: Si notas que ya no te apetece hacer el amor o que tu pareja tiene cada vez menos ganas.. no te instales en el conformismo y saca el tema. Hablar de sexo es positivo y siempre ayuda conocer cuáles son las expectativas de tu pareja, cómo le gustaría hacer el amor, si tiene fantasías, si ya no le apetece tanto jugar en la cama y por qué… La comunicación y la confianza es fundamental para solucionar los problemas del disminución de apetito sexual.

¿Cómo aumentar el deseo sexual?

Una vez identificada la disminución de deseo sexual hay mucho trabajo por delante. No vale quedarse con los brazos cruzados, sino que hay que aprender a redescubrir el sexo, como recomienda la sexóloga Laurie Watson en su libro Wanting Sex Again. El volumen, centrado en cómo despertar la líbido de las mujeres, puede resultar de utilidad para todas aquellas parejas que estén buscando aumentar la frecuencia de sus relaciones sexuales o darle una vuelta a su vida de alcoba.

Aunque suene a tópico, no está de más recordar que los preliminares sí importan. Por encima del tamaño, de la edad y de otros factores, jugar antes de la penetración es fundamental para que una mujer se excite. Es posible que si un hombre o una mujer  han perdido el interés por acostarse, la razón esté en que no están verdaderamente excitados cuando llega el momento del coito. Trabaja la excitación y esfuérzate en despertar la imaginación de tu pareja.

El optimismo es muy importante. Gústate, quiérete, siéntete sexy y no te obsesiones. Si sabes que a tu pareja le gustan las caricias, apuesta por ellas, seguro que pronto ves los resultados. La penentración no es un fin en sí mismo sino un medio más en el camino hacia el placer sexual: disfruta de cada centímetro de tu pareja y déjate llevar. Cuando os queráis dar cuenta la cosa estará… ¡¡al rojo vivo!!

Los tópicos como «cuando amanece, apetece» o «cualquier momento es bueno» no funcionan cuando hay  una disminución del deseo sexual. Especialmente las mujeres, necesitan tiempo para hacer el amor y suelen verse afectadas por aspectos emocionales como peleas o malos rollos. Si acabas de discutir con tu pareja, no intentes reconciliarte con ella por la vía rápida. Seguramente no salga bien.

Acude al médico o al sexólogo si el problema persiste

Si después de poner en práctica estos consejos, la cosa no mejora, es posible que detrás de la falta de apetito sexual se encuentre un bloqueo emocional o un problema fisiológico. En tales casos, la intervención de un profesional puede ser fundamental. Cada día son más frecuentes las consultas de Sexología, especialmente en las grandes ciudades. Consulta con tu médico sin pudor cuál es tu situación, seguro que puede ayudarte a resolver el problema y volver a disfrutar de tu vida íntima.

Recent posts