Loading

Ponte en forma para el verano

18 mayo, 2016

Todavía estás a tiempo para ponerte en forma de cara a este verano. La operación bikini no tiene que durar todo el año, con 3 meses y la determinación necesaria, tener un cuerpo de «escándalo» es posible. Eso sí, si quieres llegar a tiempo tienes que empezar por leer detenidamente este artículo.

Comienza la cuenta atrás para ponerte en forma para el verano

Parece cosa de brujería: sale el sol y los michelines que tan bien nos quedaban en invierno se convierten en nuestros peores enemigos. Con las vacaciones en la mente, perder algo de peso y ponerse en forma se convierte en una de nuestras prioridades. Comienza la cuenta atrás, pero como todo en esta vida, las prisas no son buenas. Tres meses son suficientes para ponerte en forma sin tener que recurrir a dietas milagrosas o sesiones maratonianas de gimnasio.

Para conseguirlo, te proponemos una serie de consejos realistas que modificarán tu forma de vida y te ayudarán a perder peso y tonificar los músculos. Los resultados no van a ser inmediatos, pero si sustituyes la manta y el sofá por las zapatillas, tu cuerpo lo agradecerá. No solo te sentirás mejor físicamente, sino que incorporar el deporte en tu actividad diaria mejorará tu actitud ante la vida e incluso el sentido del humor.

Controla la alimentación

Aunque estemos hartos de oír que las dietas milagrosas no existen, todavía hay quien se entrega ciegamente a fórmulas que prometen cambios radicales en un tiempo record. Suena recurrente pero no nos cansaremos de repetirlo: huye de cualquier promesa que parezca exagerada y céntrate en llevar una dieta equilibrada. Sin necesidad de pasarse el día contando calorías, bastan algunos consejos para que la alimentación pueda ayudarte a ponerte en forma:

  1. Evita los carbohidratos por la noche. Para cenar, nada de arroz, pasta, patatas o pan.
  2. Fuera fritos. Intenta cocinar los alimentos a la plancha y evitar las harinas y los rebozados.
  3. Haz cinco comidas al día. Siempre es mejor distribuir la alimentación a lo largo del día que pasar muchas horas sin comer. De esta manera, evitas los atracones y mejoras la salud de tu aparato digestivo.
  4. Incluye frutas y verduras en tu dieta. Los expertos dicen que se deben ingerir 5 piezas de fruta al día.
  5. Pan y cereales, sí, pero sin pasarse. El pan, sin abusar, no engorda. Los cereales deben estar incluidos en cualquier dieta equilibrada, según se explica en la pirámide de los alimentos, pero no conviene abusar de la bollería industrial.
  6. Busca un snack saludable. Si no puedes evitar picar entre horas, intenta buscar un snack sano, sustituyendo bollos o dulces por tortitas de maiz, barritas energéticas o fruta. Si puedes vencer la tentación de entregarte a los placeres del azúcar, tendrás la mitad del camino hecho.
  7.  Combate el aburrimiento. Innova en la preparación de los platos y hazlos atractivos. Se come con los ojos  y la comida entra mejor si tiene buen aspecto. Esfuérzate en vestir tus platos y ya verás cómo no te acuerdas de los fritos ni de los rebozados.

El deporte, el aliado necesario

Las dietas sin deporte no funcionan nunca y si alguien te ha prometido que puedes perder peso en el sofá, miente. Busca el deporte que mejor se adapte a tu ritmo de vida y empieza. Si no eres un deportista nato, los retos en familia, en pareja o con amigos suelen ser muy útiles: apúntate al gimnasio con alguien y prueba. Las clases colectivas son perfectas si estás buscando un extra de motivación, y si eres un lobo solitario, los auriculares y unas zapatillas deportivas pueden ser suficientes para ponerte en forma: Salir a caminar deprisa quema casi tantas calorías como el running. Otra opción al aire libre, ahora que hace buen tiempo y no demasiado calor, es salir con la bici. Se puede realizar en familia y endurece las piernas en pocas semanas.

Elijas la actividad física que elijas, lo fundamental es ser constante. No vale pegarse una «paliza» el primer día y dejarlo 24 horas después. Si quieres adelgazar de cara al verano tienes que establecer una rutina que incluya al menos tres días de actividad física a la semana.

Y recuerda: las grasas comienzan a quemarse 30 minutos después de comenzar la actividad física, por lo que si tu objetivo son los michelines o las cartucheras deberás programar sesiones de al menos 45 minutos y con cierta intensidad.

Cuando ya hayas cogido el ritmo, notarás que tu cuerpo te pide más. Si eso sucede, aprovecha y no abandones. La «operación bikini» puede haber sido un regalo del destino, una oportunidad para cambiar tus hábitos de vida y convertirte en una persona más saludable. Comer de forma equilibrada, hacer ejercicio y estar en forma, no tiene por qué ser solo cosa del verano. En tres meses estarás estupendo… ¿Pero quién quiere estar en forma solo en verano cuando podría estarlo toda la vida?

Recent posts