Loading

Motivos para comprar un reloj inteligente

18 mayo, 2016
smartwatch geeksme

Los relojes inteligentes se están introduciendo en nuestra vida cotidiana como un nuevo elemento tecnológico de uso habitual. El smartwatch ha llegado para hacernos la vida más fácil. Quizás algunos pensarán que ya tienen suficiente con sus teléfonos móviles, convertidos en verdaderos centros de control digital de tantos aspectos de nuestro día a día. Pero los relojes inteligentes tienen ciertas características capaces de revolucionar totalmente nuestras actividades diarias. El smartwatch es el nuevo y diminuto smartphone y las prestaciones que ofrece son cada vez más y más interesantes.

No hay duda que el futuro de este tipo de dispositivos es más que prometedor.  Aunque cuando surgieron los primeros modelos muchos los vieron como un nuevo «gadget» para los amantes de la tecnología, en solo un par de años están consiguiendo una posición relevante en el mercado y están alcanzando cotas de popularidad muy importantes. El papel que las grandes marcas han jugado en el desarrollo de nuevos modelos ha fortalecido su posición y ha extendido enormemente su uso.

¿Qué podemos esperar de un reloj inteligente?

Aunque los tiempos en que un reloj servía únicamente para mirar la hora han pasado a la historia, esta función es obviamente la primera que encontraremos en un smartwatch y un motivo suficiente por el que muchos usuarios considerarán su compra, de todas formas, todo el mundo necesita un reloj, ¿no? Pero más allá de saber si llegamos tarde a nuestras citas, un smartwatch nos ofrece un amplio abanico de prestaciones.

Para empezar, el reloj inteligente se convierte en un aliado perfecto del smartphone. Normalmente está asociación se produce mediante una conexión bluetooth, permitiendo funciones compartidas y transferencia de información entre los dos dispositivos en mayor o menor medida, dependiendo de las prestaciones de cada modelo.

Entre las funciones más apreciadas por los usuarios destacan aquellas relacionadas con la salud y la actividad física. La mayoría de relojes inteligentes, como el Geeksme GME1, incorporan sensores que registran parámetros como los pasos que se dan, distancia recorrida, calorías quemadas o tiempo de actividad. El uso de toda esta información es muy relevante para analizar esos aspectos relacionados con la salud, configurar objetivos y mejorar día a día hacia un estilo de vida más saludable y activo. El registro de actividad puede llegar incluso hasta algo tan íntimo y personal como nuestra vida sexual.

En la misma línea, muchos relojes inteligentes ofrecen información sobre la calidad del sueño, un dato que afecta de forma decisiva a nuestra salud en un sentido amplio. Mediante la monitorización del sueño se obtiene información sobre el tiempo que dormimos, las veces que despertamos o el tipo de sueño, profundo o ligero, que disfrutamos.

Algunos relojes ofrecen también prestaciones más avanzadas, normalmente vinculadas con el smartphone, tales como la recepción y envío de mensajes, notificaciones de aplicaciones específicas como las de redes sociales, responder llamadas o incluso hacer pagos, entre muchas otras. Se trata de un gran abanico de posibilidades que irá aumentado a medida que avance el desarrollo de estos dispositivos.  Todo depende del presupuesto de cada uno.

Smartwatch: tecnología, diseño y compatibilidad

Además de todas las ventajas que ofrece un reloj inteligente, los usuarios de un dispositivo personal de este tipo también buscan un diseño funcional, atractivo y moderno.  Está claro que el reloj que llevamos, como otros detalles de nuestro aspecto o ropa, transmiten una determinada imagen de nosotros.  Los fabricantes lo saben y por ello prestan una gran atención al diseño como elemento determinante en su oferta de relojes inteligentes. Así, la mayoría de marcas ofrecen distintas opciones de personalización. Por ejemplo, el Geeksme GME1 dispone de correas intercambiables de diferentes colores que se pueden usar para cada ocasión.

Además de la estética, los usuarios son especialmente sensibles a la comodidad, tanto en el aspecto físico del dispositivo como en su funcionamiento. En este sentido, uno de los inconvenientes que presenta todo dispositivo electrónico es la duración de su batería. A nadie le gusta estar pendiente de un cargador y preocupado por si su reloj inteligente aguantará lo suficiente. Afortunadamente, los fabricantes están realizando constantes mejoras en este punto y un modelo como el Geeksme GME1 tiene una autonomía de varios días de uso. Los continuos avances en el diseño de las baterías van a minimizar estos inconvenientes en el futuro.

Un factor igualmente importante es la compatibilidad del reloj inteligente con los diferentes sistemas de smartphone, es decir, con iOS y Android, los dos más extendidos en la actualidad. Aunque un gran número de usuarios se considera fiel a una marca o sistema concreto, también valoran la posibilidad de que sus relojes sean compatibles con cualquier sistema disponible y tener la posibilidad de cambiar de uno a otro si ese es su deseo. Por eso, muchos de los relojes inteligentes proporcionan soporte y compatibilidad con varios sistemas operativos móviles.

En definitiva, los relojes inteligentes han llegado para quedarse y van a jugar un papel importante en el futuro, convirtiéndose en uno de los dispositivos personales con mayor grado de implantación. Siempre habrá alguien que no esté de acuerdo pero lo cierto es que cada vez más personas van a poder beneficiarse de sus prestaciones y beneficios.

Recent posts