Loading

Estadísticas sobre sexualidad en el mundo

28 abril, 2016

¿Son fiables las estadísticas sexuales?

Lo cierto es que ante una encuesta sobre temas sexuales hay más de uno que se niega a responder o lo hace ofreciendo datos que no siempre se corresponden con la realidad. Afortunadamente, las nuevas generaciones tienen una aproximación mucho más abierta y sincera al tema de la sexualidad. Sin duda, la educación ha jugado un papel fundamental en esta nueva visión y se han superado viejos conceptos así como prejuicios propios de tiempos pasados.  El sexo ha pasado de ser un tema tabú a una forma de expresión de las relaciones humanas, no solamente en el plano físico, sino también en el terreno del erotismo, el placer y la intimidad. Hoy día, las personas experimentan su sexualidad de forma libre y lo expresan mediante pensamientos y acciones que implican deseos y fantasías.

La sexualidad y las estadísticas

En la sexualidad humana entran en juego muchos elementos. Por eso, cuando se habla de estudiar este aspecto de la vida, se puede abordar desde diversas perspectivas. Las estadísticas sexuales pueden referirse a multitud de parámetros y los resultados obtenidos siempre deben ser matizados y puestos en contexto. Dicho esto, podemos comentar qué tipos de datos son los que suelen reflejar las estadísticas sexuales.

Medir hábitos sexuales en una población implica, en la mayor parte de los casos, realizar encuestas. Una de las estadísticas más recurrentes en los estudios es la edad de inicio en las relaciones sexuales.

En España se ha visto cómo en pocas décadas se ha pasado de los 20 a los 16 años. Las razones que han llevado a este cambio son, entre otras, las conductas de imitación, la presión de los grupos de amigos o los cambios en los factores culturales y familiares.

Las cifras aseguran que, en España, la gente parece disfrutar de una vida sexual muy activa: un 71,7% de los hombres y un 65,3% de las mujeres lo afirman. Igualmente, un 25% de los encuestados aseguran hacer el amor más de tres veces por semana. Sin embargo, algunos profesionales destacan que los datos que aparecen en encuestas no son del todo fiables. Según parece, otras fuentes estudiadas, como los resultados de búsqueda en internet, reflejan las preocupaciones reales de la gente y esos datos ponen en cuestión los resultados de las encuestas.

¿Y si miramos hacia otros países? Los hábitos sexuales, al contrario de lo que puede parecer, son muy diferentes en cada país. Por ejemplo, la sexualidad es muy importante para los griegos o brasileños; cerca del 80% así lo consideran. En el lado opuesto, en países como Tailandia o Japón solamente el 38% de la población considera la sexualidad como algo muy relevante en la pareja. Así, mientras que los griegos mantienen relaciones unas 164 veces al año, los japoneses solo llegan a las 48.

También se estudian otros parámetros, como la duración de las relaciones o el tiempo que dedican las parejas a hablar de la sexualidad. Como curiosidad, los indios parecen ser los más rápidos, mientras que los griegos de nuevo aparecen como los amantes que más tiempo dedican a cada relación. Los españoles se situarían en una digna posición en la mitad de la tabla.

Las estadísticas sexuales, mejor personales

Frente a la avalancha de datos que ofrecen las encuestas (muchas de ellas puestas en cuestión por su poca fiabilidad), quizás nos interesa un enfoque más personal sobre la información relacionada con nuestra sexualidad. En este sentido, seguramente sería interesante contar con estadísticas sexuales personales que pudiéramos analizar de forma privada. Sin embargo, la actividad sexual es difícil de medir y de registrar. Detenernos a rellenar una plantilla sobre cómo ha ido nuestro encuentro no es precisamente lo que más nos apetece, ni lo más cortés, cuando terminamos de tener relaciones.

Sin embargo, si no queremos renunciar a conocer mejor nuestros hábitos sexuales, la tecnología puede echarnos una mano de forma cómoda y sencilla. Un dispositivo de monitorización de la actividad sexual, a primera vista, puede sonar como algo intrusivo o perturbador, pero nada más lejos de la realidad. El Geeksme GME1, con su exclusivo modo g!love, permite conocer todos los datos de tu actividad sexual: las veces que practicas sexo, el tiempo dedicado, las calorías consumidas, la intensidad de la actividad. En definitiva, todo aquello que las encuestas preguntan y algunos no se atreven a contestar.

El uso continuado del reloj inteligente permitirá el acceso a estadísticas históricas, con gráficos y detalles para entender mejor que tipo de amante eres. Así, la información será solamente tuya. Da igual lo que digan las encuestas.

Recent posts