Loading

Insomnio y obesidad van de la mano

3 marzo, 2016

Al parecer, la falta de sueño y la obesidad son problemas relacionados entre sí. Cada uno de ellos es causante o potenciador del otro. Por ejemplo, las personas con un exceso de peso tienen más riesgo de padecer el síndrome de apnea del sueño, que impide un buen descanso al bloquear momentáneamente la respiración. Y al revés, el insomnio se traduce en un aumento del apetito que nos puede llevar a padecer obesidad.

Según las últimas investigaciones científicas, reunidas en el informe “Sueño y estrés: relación con la obesidad y el síndrome metabólico”, un mal descanso provoca incluso cambios en el metabolismo. Además, el cansancio físico a lo largo del día nos hace más sedentarios. Por otra parte, sentimos la necesidad de comer más a menudo, debido a los cambios hormonales, y el simple hecho de pasar más horas fuera del cama aumenta las posibilidades de caer en la tentación. Todo estas consecuencias se convierten en la receta perfecta para provocar obesidad, una enfermedad que ya se ha convertido en la epidemia del siglo XXI.

¿Cómo combatir el problema?

Dado que la obesidad y el insomnio van de la mano, debemos combatir ambos problemas juntos. Para empezar, será necesario ceñirnos a una dieta equilibrada y saludable, dejando atrás las grasas saturadas y los refrescos azucarados. Pero eso no es suficiente. Como sabéis el otro gran pilar de una vida sana es el deporte. Hay que intentar realizar, como mínimo, 30 minutos diarios de actividad física moderada. Si seguimos estas indicaciones, los resultados ya empezarán a ser visibles.

Para conseguir un descanso reparador, es posible que también sea necesario modificar nuestros hábitos del sueño. Como ya os contamos en este post, lo que hacemos durante las dos horas previas a ir a la cama influye, y mucho,en nuestro descanso.

Lo más recomendable es establecer unos horarios fijos, reservando al sueño el tiempo que merece según cuál sea nuestra edad. Además, con el modo g!sleep podemos analizar cuál ha sido nuestro comportamiento en la cama cada noche. Esto nos dará pautas para ayudarnos a dormir mejor cada día.

Foto por Franck Mahon / CC BY-SA 2.0

Recent posts