Loading

¿Cómo luchar contra el cambio climático y ahorrar en combustible?

16 febrero, 2016

En nuestros 10 propósitos para mejorar el mundo en 2016, recomendábamos intentar optar por la bicicleta y caminar con el fin de evitar el coche cuando fuera posible. Pero, ¿y si no nos queda más remedio que cogerlo? ¿Podemos seguir luchando por mejorar el mundo? Por supuesto, para eso está la eco-conducción.

Si conducimos de una manera eficiente, reduciremos las emisiones de CO2, uno de los gases más temidos en la lista de principales factores causantes del cambio climático. También podemos disminuir la contaminación acústica: un coche a 4.000 revoluciones/minuto hace el mismo ruido que 30 coches a 2.000 revoluciones/minuto.

La eco-conducción nos permite minimizar hasta un 25% el gasto de combustible, reducir los costes propios del mantenimiento del vehículo, ganar en confort y, lo que es más importante, en seguridad. Hay que tener en cuenta que el número de accidentes y la gravedad de los mismos es menor si conducimos de forma eficiente.

¿A qué esperamos entonces para repasar las reglas básicas del eco-conductor?

Utiliza las marchas bien.  Una vez estés en camino, recuerda que lo ideal es ir entre 2.000 y 2.500 revoluciones/minuto, si el coche es de gasolina, y entre 1.500 y 2.000 en los coches que usan diesel.

Mantén una velocidad uniforme. No aceleres y frenes continuamente: no solo será perjudicial para el vehículo sino que consumirás mucho combustible. Ojo también a la velocidad: el consumo se dispara a partir de los 100 km/h.

No abuses de la calefacción ni del aire acondicionado. Tampoco abras las ventanillas cuando vayas a elevada velocidad, ya que produce una mayor resistencia al aire y un elevado consumo de carburante.

Actúa con anticipación y frena con el motor. Por ejemplo, no bajes una pendiente en punto muerto porque consumirás más combustible.

Apaga el motor. Un coche detenido (con el motor encendido) llega a consumir casi 0,7 litros/hora.

No olvides los mantenimientos periódicos. Mantener los niveles y filtros a un nivel correcto ahorra combustible y reduce las emisiones contaminantes. Revisa los neumáticos y procura que sean de alta eficiencia.

Elige un buen coche. Los países de la UE tienen un etiquetado energético para la venta y alquiler de los nuevos vehículos turismo, que obliga a informar de su consumo de combustible y la cantidad de emisiones de CO2.

Recent posts