Loading

¿Qué haces durante las dos horas previas al sueño?

11 octubre, 2015

El hecho de prestar atención constante a lo que ocurre en la pantalla del móvil nos impide relajarnos. Si, además, recibimos correos electrónicos o mensajes del trabajo constantemente el estrés se multiplica. Al final, acabamos dando vueltas en la cama a la planificación del día siguiente o a ese proyecto tan complicado que tenemos pendiente.

Tampoco es una buena idea ir al gimnasio o salir a correr poco antes de acostarnos. Es cierto que la actividad física nos produce cansancio y ayuda a dormir mejor, pero siempre y cuando dejemos que pase el tiempo suficiente para volver a la calma. De lo contrario, conciliar el sueño será más complicado y hasta es posible que optemos por alargar demasiado la hora de ir a la cama.

Por último, es muy importante cenar temprano y de forma ligera. Hay que tener en cuenta que digerir una comida pesada hace prácticamente imposible que podamos relajarnos. Además, en la digestión el cuerpo necesita aumentar la temperatura, justo lo contrario que ocurre con el sueño. Es decir, que ambos procesos son totalmente incompatibles.

En definitiva, si queremos dormir como niños lo más recomendable es aprovechar las últimas horas del día para leer, escuchar la radio, ver la televisión o pasear.

Recent posts